Los astros del fútbol mundial pueden estar bañándose en billetes, pero no llegan por el momento al nivel de Gaius Appuleius Diocles, que se embolsó €15.000 millones.

Cristiano Ronaldo firmó este pasado mes de noviembre un nuevo contrato con el Real Madrid por el cual estaría percibiendo unos 425.000 euros a la semana, mientras que Lionel Messi todavía está pendiente de renovar con el Barcelona viendo aumentados sus emolumentos salariales en grandes cantidades.

Las razones por las que Keylor Navas es el único plan del Real Madrid a día de hoy

El dinero que están ofreciendo los equipos de la Superliga China también está potagonizando muchos titulares en los últimos días, el último de ellos, el que decía que Diego Costa, delantero del Chelsea, ganaría hasta 35 millones de euros si recalara en el país asiático.

Fuera de los campos de fútbol, las estrellas de la NBA, la NFL, el golf y el tenis han visto cómo sus salarios han aumentado de manera fulgurante en los últimos tiempos, con Tiger Woods siendo el primer deportista de la historia en romper la barrera de los mil millones en ganancias.

Sin embargo, todos estos iconos de hoy en día pueden parecer incluso pobres cuando se comparan con una figura icónica que se ganó la fama en la antigua Roma: Gaius Appuleius Diocles. El atleta, poco reconocido para la población actual, podría ser el deportista que más ha ganado en la historia del deporte, según varias informaciones.

Tiger Woods

Mientras que Tiger Woods acumuló mil millones en ganancias, se cuenta que Diocles se habría embolsado alrededor de quince mil millones durante el transcurso de una carrera que le vio convertirse en el auriga más prolífico de su época.

Comenzando su carrera a los 18 años, corrió durante 24 años, disputando 4.257 carreras y ganando 1.462 de ellas. Su vida se ponía en riesgo en cada carrera, ya que sus competidores iban armados con espadas que podían usar si se acercaban demasiado.

Diocles era el mejor de los mejores, e incluso erigieron una figura en su honor cuando anunció su retirada a los 42 años. Se cuenta que el auriga llegó a embolsarse alrededor de unos quince mil millones de euros.