Bartomeu anunció conversaciones. La familia del 10 desmintió ofertas. No se irá del Barcelona, pero todavía hay discusiones pendientes.

En este mismo momento, Lionel Messi no es el futbolista mejor pago del mundo. No: tampoco es Cristiano Ronaldo. Carlos Tevez, tras arreglar un contrato de 110 mil dólares por día con Shangai Shenhua, con menores cargas impositivas, se ha vuelto el que más dinero percibe como salario. Pero al 10 le queda un año de acuerdo y eso sacude al mundo y presiona. Las operaciones mediáticas y empresariales se suceden para intentar partir la relación entre el futbolista el club catalán. Aún así, desde su entorno la respuesta es contundente: “Estamos conversando, aunque todavía no hay ofertas”.

No es un tema sencillo para Barcelona. Josep María Bartomeu, presidente del club catalán, afirmó la semana pasada: “La renovación del contrato de Messi es imprescindible”. Javier Mascherano, de hecho, aclaró: “Es necesario. Barça y Leo se necesitan entre sí”. Desde lo mediático, la institución lo dice a viva voz: “Es el mejor de la historia, vamos a hacer todo lo que esté a nuestro alcance para que siga”. Y esa mirada la sostiene también su entorno. Salvo algo demasiado extraordinario, Messi seguirá en el Barcelona.

Morata, ¿recambio de Diego Costa?

Que hay reuniones con PSG. Que hay interés de Manchester City. Que, desde China, financiarían lo que fuera. Pero no. Messi seguirá en Barcelona y, probablemente, vuelva a ser el futbolista mejor pago del mundo: se estima que el monto, en bruto, será de 52 milones de euros al año, aunque eso no está definido.

Importan, claro, más cosas que simplemente el salario. A Messi se le termina el contrato en 2018 y, para ese entonces, todavía no está claro quién será el entrenador del Barcelona, por lo que el delantero querrá tener bastante más claro de qué se trata el proyecto deportivo.

Fuente: www.goal.com/es